November 29, 2022
Mujeres de EE. UU. caen ante Alemania, primera racha de 3 derrotas consecutivas desde 1993

Las mujeres de Estados Unidos volvieron a perder, cayendo 2-1 ante Alemania el jueves por la noche en su primera racha de tres juegos desde 1993 y la primera derrota en casa en más de cinco años.

Paula Krumbiegel anotó el gol decisivo en el minuto 89 para la tercera clasificada Alemania en la exhibición en el DRV PNK Stadium.

Megan Rapinoe anotó en el minuto 85 para las estadounidenses mejor clasificadas, que habían estado invictas en 71 partidos seguidos en casa. La última derrota del equipo en suelo estadounidense fue en Australia en julio de 2017. Estados Unidos perdió ante Inglaterra y España el mes pasado.

El entrenador de EE. UU., Vlatko Andonovski, dijo que aunque no estaba contento con la derrota, vio muchos aspectos positivos.

“Vimos lo que queríamos ver”, dijo Andonovski. “Hablábamos de precisión en el último tercio, hablábamos de conexión entre los tres delanteros, hablábamos de conexión entre centrocampistas y delanteros. Así que todo lo que dijimos que queríamos ver en este juego, lo vimos. Ahora, obviamente, no vimos el toque remaining, y eso es lo que nos faltaba”.

Lindsey Horan tuvo una buena oportunidad para Estados Unidos en el minuto 34, pero su cabezazo salió por poco. Momentos después, el intento de Rose Lavelle pareció desviarse de Horan y golpeó el travesaño, pero cayó justo fuera de la línea de gol.

Horan intentó una chilena al inicio de la segunda mitad que se fue fuera del poste. En el contraataque, la arquera de EE. UU. Casey Murphy hizo una atajada espectacular, pero Klara Buhl tuvo el rebote, que pegó en el poste y rebotó en Murphy para un autogol en el minuto 52.

Rapinoe, que salió desde el banquillo en el minuto 73, anotó un centro de Alex Morgan para empatar el partido.

“Cambiamos de táctica en el entretiempo y Estados Unidos tenía estándares realmente fuertes. Luego tuvimos un cambio rápido cuando marcamos inesperadamente y luego lo hicimos muy bien. (Estados Unidos) metió el gol contra nosotros en los últimos minutos y luego tuvimos que marcar. Lo hizo muy bien y anotó los últimos dos minutos”, dijo la entrenadora de Alemania, Martina Voss-Tecklenburg, a través de un traductor.

Fue la primera vez que EE. UU. concede múltiples goles en tres partidos consecutivos desde 2001. Los estadounidenses cayeron ante Inglaterra 2-1 en el estadio de Wembley el 7 de octubre y luego perdieron 2-0 ante España en Pamplona el 11 de octubre.

Fue el primero de dos amistosos contra Alemania para concluir el año. Los equipos se enfrentarán nuevamente el domingo en el Purple Bull Stadium en Harrison, Nueva Jersey, mientras se preparan para la Copa Mundial Femenina del próximo verano, copatrocinada por Australia y Nueva Zelanda.

Estados Unidos ha ganado las últimas dos Copas Mundiales femeninas y tiene cuatro títulos en basic. Alemania es el único otro equipo en ganar múltiples Copas Mundiales femeninas, con títulos en 2003 y 2007.

Alemania perdió ante Inglaterra en la remaining de la Eurocopa Femenina este verano, pero ha ganado cuatro seguidas desde entonces.

Estados Unidos ha renovado su lista desde que terminó con la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021. Andonovski ha incorporado a jugadoras más jóvenes, incluida la delantera de 22 años Sophia Smith, quien fue nombrada MVP de la Liga Nacional de Fútbol Femenino esta temporada.

“Confío en estos jugadores. Creo que estos jugadores son capaces de marcar goles. De hecho, la primera línea está formada por los tres mejores goleadores de la NWSL que son elegibles para jugar con este país”, dijo Andonovski, refiriéndose a Smith, Morgan y Mallory Pugh. “Han demostrado que pueden marcar goles, han demostrado que pueden superar esto. Pueden marcar goles de diferentes maneras y, a veces, simplemente no sucede. Pero como dije, no estoy preocupado, pero seguro que quiero que marquen más goles”.

Estados Unidos viaja a Nueva Zelanda en enero para un campo de entrenamiento y un par de exhibiciones contra los kiwis el 18 y el 21 de enero, ambos en estadios donde los estadounidenses jugarán durante la fase de grupos de la Copa del Mundo.