June 29, 2022
‘Jerry and Marge Go Large’: los jubilados enriquecieron la ciudad jugando a la lotería

Como dicen, ve a lo grande o vete a casa.

En 2003, una pareja jubilada del medio oeste de 60 años eligió la primera al ganar millones después de descubrir y explotar una laguna authorized en un juego de lotería vendido en todo Estados Unidos.

Ellos son Jerry y Marge Selbee de Evart, Michigan. Junto con sus amigos y vecinos, ganaron dinero durante años jugando un juego llamado Winfall al averiguar exactamente cuándo valdría la pena comprar una gran cantidad de boletos. Su alocada historia ahora recibe un tratamiento cinematográfico en “Jerry and Marge Go Massive”, protagonizada por Bryan Cranston y Annette Bening, respectivamente, que se estrena el viernes en Paramount+.

Jerry, ahora abuelo a los 83 años, es quien descifró el juego, utilizando su sólida formación en matemáticas. En un momento, había trabajado en un papel de procesamiento de números en la sede central de cereales de Kellogg en Battle Creek.

Sería propietario de una tienda de la esquina con su esposa Marge, de 84 años, una que tuvo una máquina de lotería durante años.

Cuando llegó el momento de entrar en los años dorados, Jerry le dijo a The Publish que comenzó a darle vueltas a la aventura en parte por aburrimiento.

“Nos dio algo que hacer cada seis semanas que period completamente diferente”, dijo Jerry Selbee. “Al estar jubilado, solo puedes acampar, recoger rocas, que period un pasatiempo nuestro, y cosas así”.

“Jerry and Marge Go Massive” cuenta la increíble historia de cómo dos jubilados lograron ganar sistemáticamente millones de la lotería. Jake Giles Netter/Paramount+El verdadero Jerry y Marge Selbee asistieron al estreno de “Jerry and Marge Go Massive” en el Competition de Cine de Tribeca. Getty Photographs para Tribeca Festiva Sin premio mayor, sin problema

Jerry se dio cuenta de que Winfall tenía un vacío authorized bastante importante. En Michigan, el premio mayor del juego “disminuiría” cada semana si nadie ganaba, expandiendo las ganancias del premio. Esto sucedió hasta que alcanzó un tope de $ 5 millones. En ese momento, si nadie acierta los seis números de su boleto, el premio se asignaría a un puñado de ganadores menores, que acertaron la mayoría de los dígitos ganadores.

Aquí fue donde Jerry vio una oportunidad. En 2003, pudo darse cuenta de que, según la ley de los promedios, las semanas acumuladas eran una victoria garantizada si compraba suficientes boletos. En su caso, compraron miles a la vez.

“No me llevó ni tres minutos descifrar el juego [as portrayed in the film]. Tuve que investigar un poco sobre el análisis de riesgo para recompensar… Decidí que podía jugar el juego y, mientras nadie ganara, aparte de mí, sería rentable”, dijo Selbee.

Pero al principio, tomó algo de prueba y error, según el matemático.

“Mi primera jugada, jugué $2,200… pero perdí $50 en esa jugada. De modo que [showed me] para compensar la varianza entre la matemática y la probabilidad de obtener más o menos”, dijo.

Selbee descubrió que el truco period apostar más. La segunda vez, puso $3,600 y recuperó $6,300.

“Sabía que iba por buen camino… mi tercera jugada, que está en la película, fue de $8,000 y recuperé $15,700. Entonces supe que el sistema funcionaba”.

La extraña estrategia de Selbee fue incluso alucinante para algunos de los actores de la película.

Jerry y Marge Selbee conocieron al elenco de “Jerry and Marge Go Massive” en el Competition de Cine de Tribeca. Getty Photographs para Tribeca Festiva

“Una vez que realmente lo miras, realmente es un juego de números en el que si tienes suficientes números, puedes asegurarte de ganar lo suficiente como para cuidar tu inversión”, Larry Wilmore, quien interpreta a Steve, el contador de Selbee en el película, le dijo a The Publish.

“El hecho de que [Jerry and Marge] Descubrir eso es fascinante”, dijo Wilmore. “¿Qué les hizo pensar que había algo blando en el medio?”

Aún mejor para los Selbees: la estrategia de la bola pequeña de ganar poco en muchos, muchos boletos, aunque estaba manipulada matemáticamente, period perfectamente respetuosa de la ley. Por si acaso, Jerry dijo que fundó una corporación para brindarles “protección authorized” adicional.

Comenzaron GS Funding Methods, un grupo que involucra a 32 personas, 20 de las cuales eran sus familiares, según un informe del Inspector Normal de Massachusetts. Ellos, junto con amigos de los Selbees, invirtieron sus propios fondos y luego se repartieron los pagos, dijo.

“Cada acción de la corporación costaba $500. Tenía algunas personas que jugaban 100 acciones, algunas personas jugaban 80 acciones, algunas personas jugaban, como mis nietos, una o dos acciones. Tal vez tres.

Bryan Cranston interpreta a Jerry Selbee, un verdadero mago de los números que descubrió cómo garantizar los premios de la lotería.

La estrategia funcionó hasta 2005, cuando Michigan descontinuó Winfall. Un pariente de la pareja les dijo que Massachusetts tenía un juego casi idéntico llamado Money Winfall, por lo que Jerry comenzó a calcular los números de inmediato y descubrió que period un ganador aún mayor, debido al límite inferior de $ 2 millones del Estado de la Bahía.

Selbee dijo que encontró un 92,8% de posibilidades de que nadie acertara.

Entonces, Jerry y Marge comenzaron a hacer viajes de rutina desde Michigan a Massachusetts en semanas repetitivas. Visitaron deliberadamente pequeños pueblos con la intención de mantener un perfil bajo.

“Encontraron dos tiendas en Pioneer Valley que satisfacían sus necesidades… Los propietarios se convirtieron en miembros de GS Funding Methods”, señaló el informe.

Bryan Cranston (izquierda) y Rainn Wilson protagonizan “Jerry and Marge Go Massive”, basada en la pareja actual que jugó a lo grande y ganó la lotería. Jake Giles Netter/Paramount+

Su primer intento le valió al grupo una ganancia del 45% en 60,000 boletos que equivalían a una apuesta de $120,000, indicó el informe. En los años venideros, acumularon dinero, invirtiendo hasta $720,000 a la vez.

“En Massachusetts, promediamos entre un 28 % y un 32 % de ganancias cada vez que jugamos”, dijo Selbee. “Perdimos dinero una vez”, en 2008, recuerda, cuando alguien ganó el premio mayor y se adelantó a la caída.

Pero aún había otro costo para ganar con el que los Selbees tenían que lidiar en cada viaje.

“Este proceso, inspeccionar visualmente aproximadamente 60,000 boletas de apuestas en papel, cada uno con cinco paneles de apuestas de seis números impresos en ellos, tomó días”, señaló el informe. Los Selbees “seleccionaban los boletos ganadores mientras aún estaban en Massachusetts y luego llevaban los boletos perdedores de regreso a Michigan, donde volvían a clasificar los boletos perdedores porque invariablemente se perdían algunos ganadores”.

Para Selbee, sin embargo, “no parecía trabajo” porque period tiempo junto a Marge.

“Pasamos de 11 a 14 noches en el motel en South Deerfield y period algo que esperábamos”, dijo. “Period algo diferente y rentable y podía ayudar a nuestra familia y ayudar a nuestros amigos con un pequeño impulso financiero”.

Contar los miles de boletos period una parte tediosa pero necesaria del plan. Jake Giles Netter/Paramount+

Debido a las altas ganancias, GS Funding Methods fue auditada en múltiples ocasiones por el IRS y las agencias estatales de Massachusetts. Así que Jerry guardó todos los boletos perdedores en su casa, por si acaso.

También llamó la atención del Boston Globe, que comenzó a rastrear sus fortunas.

La caída de Winfall

Los Selbees no fueron los únicos en descubrir la laguna del juego.

Cuando los dueños de las tiendas se enteraron de lo que estaban haciendo Jerry y Marge, quisieron participar en la estrategia. Jake Giles Netter/Paramount+

El Dr. Ying Zhang, graduado de la facultad de medicina de la Universidad de Boston, creó su propio sistema para ganar en 2003. Otro dúo universitario, James Harvey y Yuran Lu del MIT, también lograron que sus amigos del campus invirtieran con un estilo related: formaron Random Methods Investments LLC, que lleva el nombre de su dormitorio.

En 2010, surgió una rivalidad a campo traviesa entre los Selbees y el equipo del MIT, ya que ambas partes se llevaron las ganancias de la otra en Massachusetts.

Pronto, los universitarios encontraron una forma de modificar el juego.

“Sin ayuda compraron suficientes boletos para llevar el premio mayor a $2 millones, lo que desencadenó una reducción que nadie más esperaba y que nunca se anunció a los apostadores en el sitio internet de la lotería. Como resultado, el grupo MIT prácticamente monopolizó las ganancias de este sorteo”, indicó el informe.

Annette Bening protagoniza “Jerry and Marge Go Massive” como Marge Selbee, quien, junto con su esposo, ganó millones en la lotería hace más de una década. Jake Giles Netter/Paramount+

El controvertido movimiento de Random, que fue criticado por Selbee y había sido investigado por la lotería estatal, fue el principio del fin de la carrera legendaria de la pareja de Michigan.

En 2011, el Boston Globe publicó una serie de informes que explicaban al público la estrategia de las grandes apuestas, además de otras inconsistencias observadas en el juego de lotería, lo que provocó el importante informe del Inspector Normal.

El resultado duradero fue el retiro de los Selbees, quienes jugaron su último Winfall en 2012 cuando se suspendió el juego, dijo.

“La lotería se avergonzó mucho, así que la cerraron”, agregó Selbee.

“A todos se les pagó cuando Massachusetts canceló el juego y todos los que estaban en la corporación, todos los miembros obtuvieron ganancias a largo plazo, por lo que estaban esencialmente felices … Nos decepcionó que el juego terminara, pero todas las cosas buenas llegan a su fin antes. o después.”

Sin embargo, todos estos años después, Jerry y Marge todavía no saben qué tan grandes fueron realmente.

“Prefiero no decir [my net profit]”, dijo Selbee con una sonrisa. “Solo diré que fueron más de un millón”.

La cifra actual estaba más cerca de los 7,75 millones de dólares, según el Huffington Publish.

Y cuando todo estuvo dicho y hecho, los Selbees, junto con varios de sus inversores, permanecieron en la ciudad y todavía viven allí hoy, confirmaron Jerry y los funcionarios de Evart.

“La vida no cambió en absoluto. De hecho, se desaceleró porque no teníamos nada que hacer durante esas dos semanas de las seis”, dijo Selbee. “Seguimos yendo a desayunar todos los días, seguimos tomando café con amigos, yo seguía jugando al póquer con mis amigos y la vida volvió a la normalidad”.